Jorge Aranda Sierra

 

Dàriork I

El libro de Edúm

 

Image

 

Primera edición: agosto de 2019

 

© Grupo Editorial Insólitas

© Jorge Aranda Sierra

 

ISBN: 978–84–17467–46–3

ISBN Digital: 978–84–17467–47–0

 

Difundia Ediciones

Monte Esquinza, 37

28010 Madrid

info@difundiaediciones.com

www.difundiaediciones.com

 

IMPRESO EN ESPAÑA – UNIÓN EUROPEA

 

Por aquellos que entre mi juicio nublado,

me extendieron su mano para mostrarme esa luz

y confiaron en que había otra persona

tras mi oscura apariencia.

 

GRACIAS A TODOS ELLOS

 

 

 

Cuándo la muerte se volvió visitante acentuándose así en nuestros sueños,

La esperanza vino en forma de vida a cada uno de nuestros corazones.

CANCIÓN DE DALEA

 

 

Capítulo 1 Una gran amistad

Capítulo 2 EL maestro de combate en la torre rey.

Capítulo 3 Entre enigmas y sangre en el jardín de los héroes

Capítulo 4 La oculta verdad tras el hallazgo

Capítulo 5 El balcón de los dioses

Capítulo 6 El encuentro de los desesperados

Capítulo 7 Fin de la historia

Capítulo 8 Regalo de cumpleaños

Capítulo 9 A palabras necias oídos sordos.

Capítulo 10 El secuestro del heredero.

Capítulo 11 Tras las huellas

Capítulo 12 Viejos amigos

Capítulo 13 Caza en el bosque

Capítulo 14 Murmullos tras la corona

Capítulo 15 La bruja y el lobo

Capítulo 16 Wylla el caza recompensas

Capítulo 17 Te encontré

 

 

Capítulo 1 Una gran amistad

Desde la torre rey del castillo, la ciudad de Dalea entera deslumbra y se rinde a sus pies, esta se desliza hacia abajo por una ladera a pie de las gigantes montañas nevadas, bajo la sombra del castillo imperial que encabeza a toda su población.

Algunas noches desde lejos se ve tan hermosa, que se confunde con una estrella del cielo. Sus fuertes y altos muros recubren sus múltiples torres, terminadas en cinco dientes de punta que miran hacia el eterno cielo, dejando ver la mayor torre del homenaje que haya existido jamás en nuestro mundo.

Las libres aves anuncian un frío otoño cuando atraviesan las torres del castillo, emigrando a algún sitio más cálido y dejando en el aire un aroma a libertad. El viento agita sus banderas que bailan en sus estandartes con emblemas de la gran torre rey.

El sonido de herraduras de caballos galopando por sus calzadas empedradas en sus estrechas calles de piedra y roca, invaden aquello que es historia. Mercados adornados de alimentos, pieles y herrería dan vida a todo un reino.

Columnas gigantes aguantan las estructuras de las casas de piedra de las montañas y un río que da forma a este paraíso creado por las manos del hombre, se esconde entre las montañas y el hermoso valle verde. Un extenso puente de arcos atraviesa las caudalosas aguas del rio gris y muestra el camino hacia dos grandes portones (la entrada de la ciudad).

Amaneceres pintan de luz sus verdes prados, rodeada de amplios bosques tan altos que no se podría ver su fin.

Cuando el sol nos deja al atardecer, cada día es un espectáculo ver como desaparece entre las montañas nevadas.

Grandes praderas regadas de hermosas flores, se descubren tras los fuertes muros de piedra maciza que guardan la ciudad. Robustas montañas nevadas ponen fin a un paisaje, el más bello en este condenado mundo. Con las primeras aguas que desprenden las amontonadas nubes, toda hierba y flores quedan brillantes como esmeraldas y zafiros.

 

Toda posesión tiene su dueño, al igual que todo reino tiene a su rey. Dalea contaba con un manda más respetable, ya que sus ciudadanos lo honraban y admiraban sobre todo. De sangre azul al igual que toda su historia, había sido enseñado para saber y conservar un firme mandato.

Su nombre era Thalir. Perteneciente a un largo linaje apellidado los Misenk, bautizado así ante los dioses. Criado al igual que enseñado por los mejores guerreros de este reino, sus mayores atributos eran su herencia y sabiduría, que debía entregar algún día a su único hijo.

En su cabeza postraba la corona real de cuatro puntas, plateada como sus ojos grises y profundos, en ella se representaban las cuatro torres que rodeaban las afueras del reino.

Thalir con su corta barba oscura de pico, se envolvía siempre en su capa gris, grabada con el emblema de la ciudad, el escudo de la gran torre. Aún así siendo respetado y leal, rey admirado por su pueblo, tenía un mote que entre las calles se guardaba en silencio, «Thalir el maldito», este mote vino después de que la reina quedará en cinta en tres ocasiones y sus hijos nacieran sin vida al dar a luz. Thalir comenzó a echar la culpa a su esposa., pero el pueblo corrió el rumor de que no era la reina la que estaba maldita si no él.

El rey era consciente de aquel nombre que se le estaba otorgando a sus espaldas y eso le enfurecía. Pero después de que varios curanderos y sanadores de todo el país trataran a la reina, ocurrió el milagro. Su esposa y amada reina al dar a luz falleció, dándole su único hijo con vida, el cual llamó Dàriork (significado: Esperanza).

 

Dàriork creció en prosperidad sin que nadie le contase el pasado de sus hermanos muertos. Solamente conocía la historia de su madre fallecida, la cual su padre alguna vez le contó, que puso tanta fuerza y tanto amor para que él naciera, que se quedó sin fuerzas y los dioses la reclamaron. El rey no quiso jamás contar aquella triste historia de sus demás hijos, que quedó encallada en su pasado y prohibió a todo el reino que se hablase de ello. Por ello sin olvidar su tragedia, quiso encaminar a su hijo como antaño hicieron con él.

 

Comenzó su enseñanza, una tarea bastante compleja para él.

El joven Dàriork, príncipe de Dalea, jugaba escondiéndose en los múltiples pasadizos que guardaba el castillo mientras se burlaba de la guardia real. Conocía casi todo rincón de la fortaleza ya que su padre se los enseño bien por si algún día hubiese problemas. Pero no estaba solo en sus travesuras, siempre con la compañía de su único amigo, Mydoc, un año más pequeño que él, al contrario que Dàriork era rubio y vestía como un campesino. Su pelo siempre estaba alborotado y tenía pequeñas pecas en la cara., no era tan travieso como el príncipe, prudente, tímido y educado, temía siempre los líos en los que el consentido de Dàriork los metía. Ciertamente era el que advertía al príncipe de los problemas que podían meterse con sus travesuras. Vivía en un pequeño poblado llamado Eóm, a las afueras de Dalea, hijo de un carnicero muy famoso en el pueblo por poseer la mejor carne que se podría degustar.

Mydoc siempre acompañaba a su padre en sus repartos cuando iba a vender su mercancía, tirando del carro de la mula, camino a la gran ciudad. Llevaba la carne más sabrosa de su ganado al rey cada mes y así fue como se creó la gran amistad entre el príncipe y el hijo del carnicero. Desde entonces iba a visitarlo todas las semanas al castillo. Mientras su padre vendía por Dalea sus mejores productos, ellos jugaban todo el día.

Dàriork esperaba ansioso la llegada de Mydoc, cuando iba llegando el día de su encuentro se sentaba junto al gran portón del muro del castillo, hasta que aparecía. La guardia temía la llegada del hijo del carnicero ya que eran el blanco de sus travesuras, pues tiraban piedras a sus cascos para luego esconderse. Sobre todo un joven soldado con muy malas pulgas, que se hacía llamar Tulk, lo que más le cabreaba era que después de apedrearle el casco, ellos huyeran burlándose de él. Los pasillos del silencioso castillo se llenaban de risas junto a escandalosas voces cuando los pequeños se juntaban, corrían y saltaban con sus juegos y nunca se cansaban de jugar. El rey Thalir ordenó a un carpintero fabricar unas espadas y unos escudos de madera para que ellos jugasen. Daban vida a un castillo preocupado siempre por gobernar. A pesar de aquellos días maravillosos, el joven heredero se sentía muy solo cuando su amigo faltaba. Miraba a los juguetes que el rey les regaló apoyados en una trona de su habitación y se acordaba mucho de su amigo.

 

Dàriork nunca había salido de su hogar, pues era algo que tenía prohibido. Sus límites tropezaban con la muralla que cubría el castillo. Mientras Mydoc no estaba, su tiempo lo empleaba en leer mucho, ya que su padre poseía la mayor biblioteca de la ciudad en su castillo, nada más que para su hijo, aunque la solían visitar mucha gente de las afueras. Montañas de libros almacenados en grandes estanterías por toda la habitación, grandes montes de papeles almacenados. Cuadros de batallas libradas en el pasado. Iluminada por ventanas que daban al exterior y candelabros en los grandes escritorios de estudio que la biblioteca tenía. Allí se pasaba las horas muertas, mientras el rey lo observaba desde la puerta. Dibujando con carbón caballeros cubiertos con sus armaduras y espadas, leyendo cuentos de dragones y princesas, historias del pasado de Dalea. Aprendía constantemente de sus antepasados pues tenía un buen maestro que le enseñaba todo aquello, «El viejo Arabark» mano derecha y uno de los consejeros más leales del rey, más sabio que ningún otro que se sentara en la mesa del consejo del reino, el cual le enseño todos sus privilegios, una suerte que muchos allí no tenían y el cual en un pasado lejano capitaneó sus ejércitos.

Siempre pensante y solitario caminaba por el castillo mientras acariciaba su larga perilla blanca. Como si no mejor que él podía ser el maestro del príncipe Dàriork. Aprendió las lenguas más antiguas, estrategias sobre el campo de batalla y todo lo que necesitaba saber para poder algún día sentarse en un trono y reinar.

 

Llegó otro ansiado día donde su amigo Mydoc volvía de nuevo al castillo. Pronto pusieron manos a la obra para comenzar sus juegos. Se divertían jugando a caballeros y dragones recorriendo salones, comedores e incluso las habitaciones de la corte. Desasiendo las camas que las doncellas acababan de hacer mientras estas les gruñían.

El rey Thalir charlaba con sus consejeros en la sala de reuniones de problemas políticos en la mesa del consejo. A parte del fiel amigo del rey y consejero, el viejo Arabark, oídos de sus cuestiones más crudas, Thalir también tenía un leal caballero de combate, su nombre era Baleck. Capitán, de sus ejércitos de la ciudad. Si alguien decidía mover un solo soldado fuera de Dalea, no lo hacían sin antes consultar con él. Era un grandísimo estratega en temas de combate y guerra, al igual que un magnifico luchador. Muchas conquistas del rey fueron gracias a él, ya que el rey en temas bélicos siempre lo consultaba con él, por eso siempre asistía a las reuniones para dar su opinión en situaciones de conflictos. Solían tener problemas con el reino de Oirian el cual después de las guerras no quedaron muy de acuerdo con la repartición de terrenos y durante años discutían sobre esto sin llegar a ningún acuerdo.

Les llegó un mensaje del rey de Oirian «Idimos» y estaban discutiendo las opciones que debían hacerle saber al supremo del reino enemigo para quedar así conformes con los tratados de propiedades. Observaban el gran mapa grabado en la larga mesa rectangular del consejo, mirando hasta donde llegaban sus terrenos, y hasta donde chocaban con los de su vecino fronterizo Oirian, pero siempre la discusión era la misma. El único problema con todo esto es que no era la primera vez que se reunían para hablar sobre temas del reino de Idimos, en las que a través de mensajes se trataba siempre la misma absurdez «esto es tuyo, o esto es mío, he visto soldados vuestros en mis tierras y yo en las mías y así sucesivamente», terminando en fuertes discusiones. Nunca llegaban a ningún acuerdo conforme, por todo esto el rey no se tomaba la conversación con sus consejeros muy en serio, ya que sabía que tampoco iba a ser su última reunión.

Cansado de escuchar la palabrería de sus consejeros, mientras apoyaba su cabeza sobre su puño, el rey, escuchó un jaleo abrumador a las afueras. Eran los dos niños jugando en el patio de armas, que sin salirse de las reglas peleaban en una batalla imaginaria. Se asomó por una ventana y los observo apoyado y cruzado de brazos, con una sonrisa de orgullo y de felicidad al ver a su hijo como se divertía. Mientras, los dos niños, imaginaban con sus espadas una lucha sin fin, Dàriok pensativo se detuvo por un momento y preguntó a Mydoc, sin saber lo más mínimo de que el rey los escuchaba y miraba desde arriba, Dàriok– ¿Que es lo que hay más allá de los muros del castillo? Este intentó seguir con el juego intentando contraatacarle con su espada, Mydoc– No hay nada que tu no puedas tener aquí, (dijo entre sonrisas bromeando con su amigo). El príncipe quedó triste y mudo, ya que esperaba otra respuesta de su amigo, que al ver el rostro cabizbajo de éste le dijo – ¿Porqué ansias tanto descubrir la ciudad?– pues no comprendía porque su compañero de diversión se sentía así.

– Cualquier niño de este lugar desearía estar en el tuyo.

Añadió este mientras ponía su mano sobre el hombro del príncipe.

Dàriork– No sé, estoy cansado de estar siempre encerrado. Los niños que hay aquí (hijos de las familias de la corte) no les dejan jugar conmigo. Sus padres siempre están ocupados y pendiente de ellos.

Y acabó diciendo para quitarle importancia:

– Solo te tengo a ti como amigo, pero ahora que lo dices,

debería sentirme afortunado.

Sonrió, y siguió con el juego. El rey escuchó todo lo que su hijo le dijo a su amigo. Le conmovió, sintiendo un poco de lastima hacia él. Por otro lado sabía que su parte protectora no podía dejar hacer lo que se le antojase al chico.

Mydoc cayó al suelo de espaldas tras un contraataque de Dàriork golpeándose la cabeza contra el suelo suavemente. –Estas bien, te has hecho daño. Le dijo el príncipe a su amigo preocupado. – No, no.– contesto.–Estoy perfectamente. Solo me duele un poco la espalda pero no es nada.– Dàriork le extendió la mano para ayudarle a levantarse cuando éste, mientras se ponía en pie alzó su cabeza al ver la inmensidad de la torre más alta del castillo. El rey se escondió tras la ventana, volvió a adentrarse en sus asuntos pero pensando en algo. Casi lo descubre Mydoc observándoles, ya que la sala donde estaba el rey junto a sus consejeros estaba dentro de la inmensa torre. Dàriork odiaba que su padre estuviera continuamente vigilándole. Si él no era, seguramente uno de sus súbditos y el príncipe empezaba a sentirse agobiado con tanta protección. Por un momento estuvo a punto de mandar a alguien en busca de los niños para ver si le había ocurrido al chico, pero al ver que éste se puso en pie sin ningún tipo de problema volvió a lo suyo pensativo. Se dirigió hacia la silla de Baleck, situada al otro extremo de la gran mesa rectangular mientras todos discutían a voces y Arabark intentaba calmar a los consejeros. Baleck sin embargo estaba tranquilo en una postura cómoda en la silla, como si a él no le encubriera este problema. La verdad es que siempre mantenía la calma en esta clase de situaciones. Siempre pensaba lo que iba a decir antes de hablar. Muy correcto ante todo. Era una persona de admiración por los suyos, por eso fue nombrado capitán de los ejércitos, ya que todos los soldados le respetaban siguiéndole a donde quisiera ir. Thalir apoyó sus manos sobre la capa gris que cubría los hombros de Baleck. El capitán se asusto un poco pues no se lo esperaba. Ese día no estaba prestando mucha atención a la conversación que sus colegas tenían. Tenía aspecto de estar en el mismo lugar que los demás. Estaba tan aburrido que pensaba en otras cosas, por eso no se dio cuenta de que el rey se situó detrás de él. Thalir le dijo al oído con su ronca voz y todo lo bajo que pudo mientras bromeaba con él. –Sabía que los charlatanes consejeros aburrían un poco con sus discusiones, ¿puedes levantarte un momento?, si no estás muy ocupado claro. –

Este respondió, – por supuesto. (Sin dudar y con mucho respeto). Thalir lo llevó hacia la ventana donde antes estaba viendo a su hijo jugar con el hijo del carnicero. Estos aún estaban allí.

– Puedes enseñarle a mi hijo a luchar como tú. Creo que ya va siendo hora de que aprenda. Le visto jugar con las espadas y pienso que puede llegar a ser un gran guerrero como lo fue mi padre.– Le dijo el rey mientras con su mano señalaba a Dàriork.

– Sería un gran honor mi señor para mí. Haré de él no solamente un gran guerrero, sino que lo convertiré en el mejor de los caballeros. – Afirmó sin dudar Baleck.

Mientras Mydoc observaba impresionado la inmensidad de la torre.

– Espera seguro que desde allí arriba se puede ver todo lo que hay detrás de este castillo.– Dijo el hijo del carnicero señalando lo más alto de la torre rey. – Si el rey nos da permiso, claro.– Pero el príncipe jamás pensó en aquello ya que sabía que su padre no quería perderlo de vista en ningún momento, por ello nunca pensó en subir a aquella parte del castillo en ningún momento. Pero aquel parecía ser el instante de hacer caso omiso a las leyes del rey.

Dàriork rió y con firmeza dijo, – Soy el hijo del rey Thalir no me hace falta permiso de nadie.

 

 

Capítulo 2 EL maestro de combate
en la torre rey.

Los dos niños subieron a toda prisa por las escaleras que daban hacia lo más alto de aquella torre. La torre rey del castillo, siempre vigilada por soldados reales. Desde cualquier punto de las tierras podría deslumbrar la torre rey. A cientos de pies de la ciudad, podía verse a sus tres hermanas, la torre Oeste, la norte y este. La primera situada en bosque, construida por encima de la puerta del río gris que estaba en mitad del bosque. Justamente en el borde donde acababa las extensas tierras del reino, pues Dalea era perteneciente de gran parte al bosque. La torre oeste permitía la entrada por el río a los navíos mercantes que llegaban a la ciudad,a vender sus pertenencias, su entrada tenía unas grandes puertas de hierro macizo oxidado y medio sumergido en el agua, colgadas sobre un largo puente de piedra en forma de arco. También por el puente se permitía el paso a tierras de Dalea para los carros, mensajeros o las legiones que salían a maniobrar por el bosque.

Pegada a una pequeña ciudad de hombres llamada Barbo, donde en su mayoría eran pescadores. La torre norte situada justamente a una hora a pie del poblado de Mydoc. Aquella torre era la que más cerca se encontraba de la ciudad y después de la torre rey, era la más alta. Por último la solitaria torre Este, entre las montañas y justamente al borde de un precipicio y al estar entre las frías cumbres,los vigilantes de ella siempre se quejaban del gélido lugar, cuando volvían a casa después de sus turnos. Por desgracia se encontraba tan lejos para pedir ayuda,que tuvieron que inventar otros métodos, como el de construir otra torre cerca de Dalea. Los turnos de vigilancia de las torres eran de cuatro en cuatro días así que los vigilantes de cada torre acostumbraban a vivir en pueblos cercanos a ellas y se instruían en la legión que allí pertenecía. Siempre vigilaban de dos en dos soldados, para que cuando ocurría algo, uno pudiese bajar para dar el aviso y el otro prendía el fuego que desprendía el humo de la esperanza.

 

Cuando llegaron a lo más alto de la torre rey, quedaron sorprendidos de la hermosura que se contemplaba desde allí arriba. Asomándose entre los huecos libres que dejaba el balcón entre bloques de piedra, Mydoc, señalaba mostrando a su amigo donde vivía. Ya que desde allí se podía ver todo. Sentían el aire que zumbaba más fuerte que en ningún sitio, mientras Dàriork habría sus manos y sonreía dando vueltas sobre sí mismo sintiéndose libre por un momento. Mydoc le mostró señalando con el dedo todo lo que conocía del castillo hacia fuera., el río junto a donde se podía pescar los mejores peces, el molino de agua junto a su caseta que había al lado de la ciudad, el bosque oscuro que reinaba allí a lo lejos, las montañas fronterizas junto a sus tres torres en cada esquina del pequeño imperio.

Después de aquella espectacular vivencia, durante algunas noches, el joven heredero se sintió inquieto en su cama. Soñó que emprendía un viaje y salía del castillo agarrado de la mano de su padre e iban a visitar a su amigo al poblado. Atravesaban bosques a caballo, praderas e iban más allá de las montañas nevadas que se veían al Este, desde las torres del castillo. Era algo que ansiaba, pero sabía que no era posible ya que el muro de la fortaleza limitaba su libertad.

 

Una mañana soleada, al despertad, fue corriendo y buscó a su padre por todo el castillo. Lo encontró dando un paseo por el patio interior de la fortaleza, mientras le seguían algunos de sus consejeros y dos de sus hombres más respetados. Por supuesto Baleck estaba con ellos. El rey era un hombre silencioso y pensativo. Siempre que tenía oportunidad y que sus compromisos lo dejaban, caminaba solo. Dàriork en ocasiones se preguntaba, qué era lo que tanto pensaba su padre, pero comprendía que el rey era un hombre valeroso y que tenía mucho a su cargo. El joven príncipe corrió dando saltos mientras lo abrazaba eufórico. Le contó emocionado toda la magia de sus sueños. Le dijo que ojala algún día se cumpliesen sus sueños y poder viajar muy lejos junto a él. Le pidió que lo llevara de caza con él, para sentir en sus propias carnes el frescor del bosque. El rey sonrió mientras lo tranquilizaba. Se agachó para estar a su altura, lo miró a los ojos, le acarició la cabeza y le dijo:

Calma, calma, hijo te vas ahogar de lo emocionado que estas. Algún día podrás viajar a donde tu mano alcance, ir a donde te plazca, pero aún eres joven para todas tus fantasías, tienes que aprender todavía mucho.

Pero, pero padre.

Intento seguir hablando el eufórico príncipe.

Tranquilo hoy te tengo preparada una grata sorpresa. Vas a empezar a aprender el arte de la lucha con espada. Su manejo en un combate. Baleck va a hacer de ti un gran guerrero hijo.

Pero Dàriork aún no estaba preparado para tal enseñanza. El preferiría seguir con sus juegos para pasar más tiempo con su amigo. Aunque no tenía elección. Baleck se acercó muy dispuesto al chico, con aspecto deseoso de empezar su tarea.

Bien Dàriork. Prepárate bien empecemos cuanto antes.

El chico volvió la cara hacia su padre un poco enojado, preguntando: – ¿Ahora mismo?

Poco después, mientras estos se marchaban para su clase, el rey quedaba algo preocupado. No quedó convencido con la respuesta de su hijo. Esperaba algo más emotivo de Dàriork pues él lo estuvo en su momento, aunque no se daría por vencido, pues eso era algo que su padre sabía. No confiaba mucho en su hijo, era un chico muy inquieto y siempre estaba dándole vueltas a la cabeza inventando cosas que hacer. Cuando su hijo se marcho comentó a su viejo amigo y consejero Arabark, mientras caminaban, que se sentía algo preocupado por el sueño de su hijo.

– ¿Piensas que el hijo del carnicero le ha metido todas esas fantasías en la cabeza?

Preguntó el rey a su leal mano derecha.

– Son cosas de críos mi señor. No hay que darle más interés del que tiene majestad. Debes dejarlo un poco a su aire. No se preocupe, ya se le pasará

Respondió sabiamente Arabark despreocupando a su señor.

 

Bien pues su primera clase trascurrió en la torre rey del castillo. Allí nadie los molestarían, encontrándose dentro del castillo por

supuesto. Además Thalir sin lugar a dudas, acabó enterándose de que su hijo estuvo allí junto a su amigo, por aquello, no pensó que fuera mala idea que empezase su entrenamiento desde allí. A pesar de que podía ser una gran distracción para él aquel lugar. Había guardias casi siempre en todas las torres. Ese día la inmensa torre estaba ausente de vigilancia solo para ellos. Hacía un buen día aunque con un poco de frío, pero para la maestría de Baleck era algo que no importaba. Comenzó a enseñarle como se debía empuñar una espada. Cual era la posición correcta que debía tener en ataque. Dàriork sintió emoción por coger su espada de madera como debidamente correspondía. Pensó en que aquellos trucos podía usarlos con su amigo Mydoc. Le aconsejó sobre la lucha cuerpo a cuerpo e hicieron un pequeño combate. Por supuesto por su joven edad e inexperiencia, el principiante siempre caía al suelo remoto. Aún así mostraba gran emoción en sus ataques. Agitaba su espada con descaro e intentaba bloquear al capitán inútilmente como podía. Baleck lo animaba diciéndole que el hombre siempre aprende de sus errores, corregirlos le enseñaría ser un buen guerrero. La cabezonería del príncipe para llevar a la derrota a su contrincante lo llevaba siempre de espaldas al suelo. Baleck lo enseñó a cubrir ataques de su contrincante. También le dijo, mientras aguantaba los bruscos espadazos del príncipe, que la mejor defensa era un buen ataque, pero siempre había que ser oportunos. Nunca debería perder la cabeza con acabar el combate, porque aquello lo llevaría a una gran pérdida, pero él siempre volvía a caer.

 

–Se acabó el combate, dijo el maestro, cuando terminó su clase. Y de nuevo una larga charla para que Dàriork recapacitase sobre sus errores. No estuvo nada mal, para ser un niño inexperto en la materia, pero sobre todo para ser un joven principiante. Le gustó tanto la clase que estaba deseando que llegase la próxima. Otro día seguirían su enseñanza pero por hoy ya era bastante. Debía quitarle la cabezonería de ser tan brusco en sus ataques. Era algo que debía tratar con más mimo.

 

Tras varios días de enseñanza en tema de lucha con Baleck, llegó el día más esperado de la semana, la llegada de Mydoc. Dàriork se despertó muy temprano para esperar a su amigo. Se asomaba de puntillas por una ventana que daba al camino de entrada a la ciudad para ver cuando aparecía el carro de su amigo.

¡¡¡ Ya viene, ya viene!!!.

Gritaba de la emoción que le daba al ver que su amigo estaba llegando a Dalea junto a su padre.

No me gusta verte hay asomado Dàriork, el día menos pensado te vas a caer y dejaras a tu padre sin heredero créeme.

Gruñía el viejo Arabark, pues estaba siempre muy pendiente de lo que hacía, aunque Dàriork prestaba caso omiso.

El joven heredero corría alegre hacia el portón del castillo, con una enorme sonrisa se sentó delante a esperarlo.

El padre de Mydoc siempre golpeaba tres veces la puerta antes de que le abriesen. Una vez estaba dentro dejaba la carne a los cocineros del rey y después se marchaba, para luego volver más tarde a recoger a Mydoc, cuando terminaba en el mercado.

Como siempre que se veían saltaban eufóricos de alegría e

iban veloces a coger los escudos y espadas de madera para emprender su juego. Dàriork mostraba a su amigo todo lo que Baleck le había enseñado. El revés con su espada, las estocadas fulminantes, pero sobre todo algo que tras su entrenamiento quedó marcado para él, mantener la calma en el combate. Mydoc quedaba alucinado, ya que en sus juegos no tenía nada que hacer contra su amigo. – Más Dàriork, quiero saber más. Gritaba el amigo del carnicero alucinando por la forma en que luchaba el príncipe.–Corrían, reían, mientras burlaban a la guardia, hasta que llegaba el mediodía.

– Hora de comer. Vamos chicos el rey os espera.

Interrumpía Arabark su juego mandado por Thalir.

Casi siempre acostumbraban a comer los tres juntos cuando Mydoc los visitaba. Dejaban a la corte a un lado comiendo en el salón real para así prestar algún tiempo de descanso. Su invitado, el rey y el inquieto Dàriork. Esta vez su majestad no estaba como solía acostumbrar, charlando e interesado en que es lo que habían hecho los dos amigos por la mañana. Thalir comía mientras miraba de reojo de vez en cuando a estos sentados cada uno en cada punta de la mesa. Además no había tenido uno de sus mejores días, pues las discusiones territoriales con Oirian aún seguían en cima de la mesa del consejo.

– Padre, ¿crees que podré algún día visitar a Mydoc a su poblado?

Preguntaba el príncipe mientras su amigo masticaba, mirándolo con una media sonrisa en la cara. Aunque en su pensamiento sabía que aquello enojaría al rey. Dàriork le había hablado a su amigo de que su padre jamás lo dejaría salir del castillo, algo que exageraba constantemente. No pensaba que el príncipe podría haber cuestionado algo así a su padre, ya que Mydoc, más que respeto le tenía algo de pánico. Thalir hizo el amago de responder pero continuó su comida. Se sentía un poco enfadado porque se miraban riéndose mientras hacían burlas. Quizás pagase sus riñas del consejo con los dos críos. El rey pensaba que era algo de sospechar. Comenzó a pensar, que se escaparían o algo,creyendo que sus clases de combate no eran suficiente para su distracción. Lo que no sabía es que todo aquello, para ellos, era solamente un juego. Aun así no confiaba, temía que algo malo ocurriese. Después de sus vivencias y aquel negro pasado que el rey había vivido en su familia lo hacía más obseso en su protección con su hijo. Un sentimiento incomodo hacía pesar su almuerzo. Sin mediar palabra retiró su silla bruscamente de la mesa, para después levantarse. Se dirigió serio y enojado hacia la puerta y mientras andaba con la mirada al frente antes de abandonar la sala, insinuó con voz rotunda:

– Terminaréis vuestro juego en los jardines del castillo, no os moveréis de allí.–

Dàriork se levantó de la silla disgustado ya que a él le gustaba jugar por los salones de la fortaleza, correr por los largos pasillos, patios, torres y habitaciones. Antes de que su padre se marchase preguntó alzándole con respeto la voz:

– No es justo ¿Pero porque? Padre no hemos hecho nada malo.

El rey interrumpió la queja de su hijo sin dar tan si quiera, la vuelta ni mirarlo a la cara.

– No hay más que hablar, los jardines son suficientemente grandes para divertiros. No os moveréis de allí. Si lo hacéis haré buscar al padre de Mydoc para que venga a por él.

Caminó ligero marchándose por la puerta con aspecto enfurecido.

Arabark esperaba a su majestad charlando con más consejeros en el patio. Cuando vio al rey Thalir que se dirigía a sus aposentos ligeros y evitándolos, dejó su conversación e intento alcanzarlo.

¡Mi señor! ocurre algo.

Gritó preocupado el viejo consejero al ver que su rey caminaba algo enojado.

Quiero que ordenes a alguien para que vigilen al príncipe durante todo lo que queda de día, y no dejéis de observar también a su amigo.

Ordenó Thalir a su mano derecha tras aquella pequeña riña con su hijo.

Dàriork miró a su amigo con impotencia. El también dejó de comer tras aquel pequeño encontronazo con su padre pero Mydoc no pensaba dejarse la comida por nada del mundo ya que estaba deliciosa. Los sirvientes del rey comenzaron a recoger la mesa. A pesar de que los jardines era uno de los sitios más bellos del reino, a Dàriork no le gustaba la idea de pasar el resto del día allí. Retiraron sus sillas, y anduvieron desilusionados a la entrada del jardín preguntándose el porqué estaba tan enojado el rey. Sobre todo Dàriork.

 

 

 

Capítulo 3 Entre enigmas y sangre en el jardín de los héroes

Su nombre hacia honor al enorme jardín, en todos sus rincones había estatuas de los difuntos de la ciudad que una vez fueron héroes de ella. Puestas sobre sus enormes peanas, escritas sus historias en ellas, hacían que su alma junto a su historia fueran eternas en el reino. En el centro del enorme jardín, situado en la parte posterior del castillo, había una gran fuente de aguas cristalinas, rameados de hierbas cubrían su piedra. Árboles frutales había repartidos por él. Arbustos con forma redonda indicaban caminos de piedra, daban formas a senderos de tranquilidad y paz. Cuatro pequeños acueductos que salían de la gran fuente redonda partían el suelo regando todo el precioso jardín. Hermosas flores coloridas daban una pincelada a la verde hierba mojada que manteaba aquel pequeño paraíso. Sin duda era el sitio más tranquilo del reino. Había sido diseñado para que sus reyes se relajasen paseando e olvidasen todos sus problemas mientras observaban los grandes guerreros que había tenido aquel gran reino. Aunque la estación no acompañaba junto a un día triste nublado seguía siendo bello por doquier.

Tras un pequeño periodo de tiempo, Dàriork junto a su amigo, ya estaban cansados de esconderse entre las estatuas cubiertas de flores, aquel sitio no era nada divertido para ellos. Acostumbrados a jugar por todo el reino, Dàriork comenzó a sentirse encerrado y angustiarse por no poder salir del lugar. Aún así, Mydoc no quiso terminar el juego, se lo estaba pasando genial en aquel bello lugar. Dijo que no había visto un sitio tan hermoso en su vida. El carnicero estaba a punto de avisar a su hijo para marcharse ya que el camino era largo y no quería que la noche se les echase encima. De repente algo los dejó inquietos. Mydoc corrió para que Dàriork lo siguiese. Se reía de él mientras corría pues decía que él era el más veloz. Uno tras otro siguiendo uno de los canales de agua de la fuente central, de repente quedaron inmóviles tras ver una estatua de piedra de las montañas que había refugiada en una de las esquinas del jardín, cerca del muro posterior tapada entre varios árboles y arbustos. Su juego los había llevado hasta allí. Quedaron extrañados porque parecía como si alguien no quisiese que se mostrase tal obra abrigada por un mar de plantas enredaderas y rosas marchistas. Boquiabiertos contemplaban una escultura que dio chispa a su atención al ser algo siniestra. Vestía una túnica encapuchada que tapaba un rostro que inspiraba desconfianza y sostenía un gran libro en su mano izquierda, mientras la derecha la alzaba hacia el frente como si estuviese invocando algo de dicho libro. Aquella obra parecía envenenar el ambiente de aquella esquina que no parecía ser de aquel lugar tan bello.

¿Qué habrá hecho este guerrero para que no pueda ser mostrado? Parece que lleva años sin ser limpiada, y todas las estatuas de aquí están bastante cuidadas. Además está situada en el sitio más oscuro del jardín.

Pregunto Mydoc mientras boquiabierto observaba su oscuro rostro al no encontrar una explicación sobre aquello.

– Que raro, es horrible, parece como si estuviese leyendo algo de ese libro. Me pregunto si será también un gran guerrero. Mi padre me contó en cierta ocasión que todas las esculturas de aquí eran de grandes soldados que habían servido heroicamente a nuestro reino. No recuerdo ver esta, tan oculta y sucia.

Exclamó Dàriork explicando aquello mientras daba una vuelta a la obra con rareza.

Ya sé el porqué se encuentra aquí. Es porque es muy feo.

Interrumpió misterioso su gran amigo para quitarle un poco de importancia al asunto. Aunque sintió un pequeño escalofrío en su espalda ya que era más asustadizo e intentó hacer reír al príncipe, mostrando algo que carecía el joven Mydoc, valentía.

Los dos niños comenzaron a reírse a carcajadas. De pronto el joven Dàriork se agachó al pié de la estatua. Comenzó a quitar hierbas para leer algo que había grabado en el cuadrado de piedra sobre el que estaba subida la escultura. Había escrito un nombre con letras grandes y algo estropeadas por el pesar del tiempo. Un nombre desconocido para su conocimiento el cual nunca había escuchado en la historia de la ciudad: EDUM. HIJO DE LOS DIOSES.

 

– Yo conozco a este tal Edum o como se llame, si lo conozco.

Exclamo su eufórico amigo.

– Escuche historias sobre él en la aldea. El viejo guardia del molino nos contaba historias a los niños de la aldea para meternos miedo. Pero yo le pregunte a mi padre y me dijo que no eran ciertas.

– ¿Qué clase de historias Mydoc os contaba?

Preguntó el príncipe a su amigo a lo que este le respondió.

No sé. Historias de miedo supongo que mentiras. Tenía poderes increíbles, por lo visto ayudó mucho al reino de Dalea en batallas.

¿Cómo? ¿Y qué le pasó a él?

Volvió a preguntar Dàriork a Mydoc interesado en aquella historia.

– No suelo prestar demasiada atención a esas historias Dàriork. Me ponen los pelos de punta.

Terminó Mydoc comenzando a sentir miedo, al ver aquel nombre que le recordó aquellas horribles historias las cuales se guardó para él para no asustar a su amigo.

El príncipe quedo anonadado no pudiendo apartar la mirada de ella. Nadie le habló de este rincón del jardín jamás. Aquel sitio comenzó a desprender un terrible aroma que agrandó aquel enigma. El príncipe comenzó a sentirse mal, sintió como sus parpados pesaban, no podía apartar su mirada del rostro que ocultaba la capucha de la escultura con asombró y quedó inmovilizado con su cabeza fija en aquella espeluznante obra. Todo quedó en un incomodo silencio durante varios segundos, Dàriork quiso dejar de observar aquello pero no podía y entonces algo inesperado ocurrió. Comenzó a rondar por su cabeza una fuerza fantasmal, sintió por todo su cuerpo una sensación de malestar y oscuridad que casi lo tumba en el suelo, sintiendo que la estatua movía su boca lentamente de arriba hacia abajo, desprendió un cálido aliento que arrastraba una ronca voz, diciendo algo en un extraño idioma. Mydoc no prestó atención en lo que estaba ocurriendo a su amigo. Escuchó algo a su alrededor, escondido entre los arbustos que rodeaban a la escultura. Era solamente uno de los jardineros que cuidaba las plantas de aquel hermoso jardín. Había algo en el, que a Mydoc no lo convencía. Su cara le resultaba bastante familiar. Estaba seguro de haberlo visto en otro lugar del reino. Tras mirarlo pensativo durante unos instantes, recordó quien era y no tardó en darse cuenta que aquel hombre no era jardinero. Daba vueltas por los caminos del jardín e intentaba ocultarse entre los árboles y esculturas. Mientras con disimulo hacía como si regase las flores. Parecía que estaba buscando algo o alguien, mirando hacia todos lados y rincones sin parar.

Entonces Mydoc agarró a su amigo agitándolo del brazo mientras este rígido seguía poseso por aquella estatua.

Dàriork, Dàriork que te ocurre, creo que el jardinero nos está vigilando. Dàriork escúchame alguien nos está buscando.

Dijo Mydoc mientras le movía el brazo advirtiéndolo en voz baja de aquel misterioso jardinero.

El príncipe volvió en si tras los movimientos de su amigo. Fue para él, como si despertase de un mal sueño. Escuchó a su amigo lentamente diciendo su nombre varias veces. Lo miró aturdido pues no creía lo que le había ocurrido.

–¿Que ha pasado? ¿Tú también lo has notado? Creo que esta estatua me ha hablado Mydoc.

Preguntó boquiabierto Dàriork a su amigo mientras recuperaba en unos segundos el conocimiento.

– Pero de que hablas. Es uno de los guardias que molestamos siempre. Está hay vestido sin su coraza y parece que nos está buscando.

Dijo Mydoc sin creer a su amigo y sin escuchar aquellas estúpidas palabras. Mientras escondido señalaba con el dedo al lugar donde se encontraba el jardinero.

Dàriork frotó sus ojos sin saber lo que había ocurrido. Miró donde señala el dedo de Mydoc dándose cuenta de que era cierto lo que su amigo decía. Preso por el pánico por el misterio de aquella estatua y sin saber dar una explicación a su amigo sobre lo que había sufrido. Respiro con el corazón acelerado y le ordenó asustado por aquella experiencia a su amigo:

Debemos irnos de aquí Mydoc, creo que no me encuentro bien.

Su amigo descubrió el plan del rey y del consejero. Conocía el trabajo de aquel hombre y precisamente no era regar flores y plantas. Era el joven Remil Tulk, el guardia que siempre ellos molestaban con piedras y burlas. Por su corta experiencia en guardias nocturnas, en combates cuerpo a cuerpo, continuamente le estaban encomendando misiones que él no quería. Mydoc contesto intentando hacerle entrar en razón, ya que él tenía un cierto respeto por el rey. A sí que exagerando la situación dijo:

No lo entiendes, tu padre a mandado a alguien para que nos vigile. Si se llegase a enterar de que no le hemos obedecido ordenará que me cuelguen y a ti te dejará aquí encerrado en el castillo para el resto de tus días. Debemos salir para que nos vea.

Mydoc hizo el amago de salir para descubrir su lugar secreto, pero el príncipe se lo impidió agarrándolo del pie con fuerza. Remil Tulk se acababa de dar cuenta de que en aquel rincón de los jardines había alguien escondido. Los dos amigos no paraban de mover los matorrales y de discutir algún tipo de estrategia. Dàriork después de su terrible experiencia, no solo quería salir corriendo de aquel rincón si no de todo el jardín. Ya se encontraba casi recuperado del todo y se preparó para correr mientras el mandado de Thalir se acercaba lentamente a su escondite.

Tenemos que irnos de aquí Mydoc. Ha ocurrido algo en este lugar. Cuando yo diga nos dirigiremos hacia la puerta de los jardines.

Volvió Dàriork a ordenar haciendo caso omiso de la advertencias su amigo.

Nos vas meter en un buen lío. Sobre todo tú, porque yo volveré a mi casa pero tú tienes que quedarte. Además no se qué te ha pasado pero estas asustándome.

Mydoc comenzaba a asustarse sobre lo que le estaba diciendo el príncipe pero el tiempo de discutir se estaba agotando. Remil Tulk se acercó a donde se encontraban escondidos y a punto de retirar aquellas hierbas para descubrirlos de manera silenciosa….

¡Ahora!

Gritó con fuerza el príncipe.

Emprendió su carrera empujando y dejando sentado en el suelo al joven vigilante. Mydoc se apresuró detrás de Dàriork a toda prisa. Tulk no tardó en levantarse lo más rápido que pudo y en descubrir que había aplastado algunas de las más hermosas flores del jardín. Eso hizo que creciera más aún su enojo, pues se sentía ridículo por aquella tarea que le habían encomendado. El odio que sentía hacia los dos niños hizo que su deseo por atraparlos fuera mayor. Siempre le estaban molestando. Quizás por su juventud lo veían indefenso. Además su delgadez y su aspecto inofensivo no le ayudaban demasiado. Aún no le había crecido ni la barba, siendo burla por sus compañeros de aquello. No le tenían ningún respeto. Gruñendo mientras intentaba ponerse en pie se limpiaba el barro que le había dejado manchada su ropa aquella tierra mojada. Después se apresuro en su búsqueda. Los niños acaban de atravesar el pasillo de la entrada de los jardines. Corriendo, intentaban esquivar a la gente de la corte, que había por allí caminando. Buscaban un buen sitio para esconderse, miraban hacia todos lados, recorrían casi todos los rincones del castillo. El guardia entró torpemente con mucha prisa, dejando los jardines atrás después de apartar a algún jardinero a empujones de su camino. Corría a toda prisa con sus delgadas piernas.

Entorpeciendo con toda la gente con la que se cruzaba, entraba en habitaciones, recorrió el patio principal donde muchas veces se reunían los consejeros del rey para charlar. Caminó por los aposentos de varios de la corte. Al fin los sorprendió mientras escapaban por una puerta que los llevaba al patio exterior, junto al muro de piedra que rodeaba la fortaleza.

¡Atrapar a los niños vamos, que no escapen ¡

Gritó desesperado a dos de sus compañeros guardias, mientras frenaba su carrera para respirar y descansar después de su agotadora búsqueda. Los niños se dirigían hacia una de las torres de vigilancia mientras el mandado de Arabark intentaba sorprenderlos por otra entrada, los dos guardias les seguían detrás gritando amenazantes:

Parad, parad será mejor para ustedes.

Mydoc creía que era otro de los juegos de Dàriork. Convirtiendo todo aquello en un juego, se dispuso a seguirle la corriente. Al príncipe casi se le había olvidado lo que había ocurrido con aquella estatua, pues estaba más preocupado con su captura.

Separémonos Mydoc. Les será más difícil cogernos. Nos veremos de nuevo en los jardines, así la bronca de mi padre será menor cuando nos encuentre.

Dijo el príncipe para salir de aquel problema que estaba causando a los guardias. Ya tenía tiempo para pensar en algo que contarle al rey. Y Mydoc aceptó. Mientras corría, los guardias casi los alcanzaban. Mydoc subió por las escaleras de la torre de vigilancia mientras Dàriork volvía a entrar en la fortaleza por una puerta con rejas que había justamente al lado y tropezó con un escalón, cayó al suelo. Al caer golpeó unos escudos que había colgados en la pared dejándolos tirados, se había hecho bastante daño en las manos, estas habían impedido que se golpeara en la cara. Cuando miró hacia arriba para ponerse en pie y seguir su ruta, apareció la cara de aquel falso jardinero que sonreía.

– Ya eres mío.

Dijo el enviado de Arabark. Extendió su mano sucia de tierra mojada pero en ese mismo instante, Dàriork acababa de descubrir la llave de su escapatoria. Los escudos que también habían caído estaban a su alcance. Agarró uno de ellos con fuerza y justamente antes de que la mano del guardia lo agarrase del pecho, lo golpeó en la cara haciendo gritar de dolor a este y retroceder unos pasos agarrándose su rostro. El joven príncipe se apresuró poniéndose en pie y siguió corriendo hacia dentro del castillo. Hasta que encontró una nueva puerta de madera que se encontraba entreabierta. Adentrándose en un nuevo lugar. Unas escaleras en forma de caracol que bajaban a una especie de sótano. Pensó que era un atajo mientras se adentraba en ellas, bajando sus escalones todo se volvía cada vez más frío y oscuro, solamente deslumbraba la luz de unas antorchas que había colgadas. Se escuchaba el sonido de murmullos, y de alguna gota cuando choca en un charco. Dàriork iba deteniendo sus pasos con más frecuencia, caminaba más despacio, aquello era algo que desconocía. Con la larga carrera,había perdido la noción de donde se encontraba. Se empezó asustar por aquel lugar, al no inspirarle mucha confianza. Por un momento quiso volver atrás, pero escuchó la voz del guardia que retumbaba por el pasillo de las escaleras y continuó su camino. Después de su agotadora carrera llegó hacia abajo deteniéndose por completo. Topó con una puerta de madera que se encontraba entreabierta, parecía que lo que allí le esperaba era algo aterrador. Después de entrar por la chirriante puerta, la cerró para impedir la entrada a sus captores y descubrió que abajo había un estrecho pasillo que se encontraba completamente oscuro. Solo entraba luz por una pequeña ventana de rejas de hierro oxidado, que había por encima de la pared del fondo, que anunciaba el final de aquel pasillo. Además estaba atardeciendo. Aquello no ayudaba a descubrir lo que allí le esperaba. Solo se escuchaba el sonido de algunas goteras mientras algún chillido de ratas ponía aún más nervioso a Dàriork. El animal que más odiaba se encontraba por todas partes.– Creo que he escogido un mal sitio para esconderme.– Pensó el joven heredero cuando descubrió lo que había detrás de aquella puerta de madera. Tubo la genial idea de subirse en un banquillo que por allí merodeaba y descolgar de la pared una antorcha para alumbrar su camino. Se fijó en que allí había también una serie de ellas sujetas en la pared, pero estaban apagadas. Algunas echaban todavía humo como si alguien las hubiera apagado recientemente. Solo dos de al lado de la puerta mantenían su fuego. Algo hizo inquietar más aún a Dàriork, descubrió que no solo eran las antorchas las que colgaban de las paredes, también eran grilletes y cadenas. – Esto parece como aquellas historias de mazmorras que contaba el viejo Arabark, de los prisioneros de batalla que llevaban a las islas de Manzul. Se dijo así mismo mientras se adentraba en